Una experiencia colaborativa: Capitol Empresa y CEI Papucos (Cantabria)

Nos ponemos a prueba

Como estudiantes de 1º de C.F.G.S de Técnico en Educación Infantil, estamos estudiando el desarrollo psicomotor de los niños entre 0 y 6 años. Una de las actividades que hemos realizado en el aula, ha sido programar actividades para trabajar la psicomotricidad gruesa en una Escuela Infantil. Se trata de sesiones de psicomotricidad dirigida y vivenciada para niños de entre 1 y 2 años, sabiendo que se iban a poner en práctica en un Centro de Educación Infantil.

Ésta nos parece una experiencia muy buena, pues nos ayuda a estudiar la psicomotricidad desde la práctica, y nos da la oportunidad de ver si las actividades que en clase programamos, son válidas para la vida real, si se ajustan a las características, edades, e intereses de los niños.

Nuestro propósito en el momento de la programación era que de una forma lúdica y dinámica, los niños pudiesen aprender a cerca de su cuerpo, sus posibilidades y fomentaran las relaciones positivas entre ellos.

Una vez programadas las actividades, fueron puestas en práctica en el Centro de Educación Infantil Papucos, en Solares (Cantabria). Allí, la directora y tutora de uno de los grupos, realizaba las actividades y nos mandaba material audiovisual sobre cómo había sido el desarrollo de las mismas. También nos ha proporcionado la evaluación de dichas actividades, dándonos su punto de vista como educadora.

A través de llevar a cabo las actividades nos hemos ido dando cuenta de si habíamos cometido errores o no, y si los habíamos cometido, en qué no habíamos acertado completamente. De esta manera podremos modificar las actividades para hacerlas correctamente y que los alumnos puedan aprender de la forma más adecuada. Por ejemplo, al llevar a cabo una actividad de la que propusimos nos dimos cuenta de que no se ajustaba a la edad de los niños ni al grupo  y por ello tuvieron que introducir otros elementos. Otra de la que llevamos a cabo nos sirvió para darnos cuenta de que  marcan su  preferencia en un material aunque tengan una gran variedad, y que en este caso todos se centraron en el mismo utilizándolo como prismáticos dejándose llevar por la imaginación. Durante la actividad fueron también trabajando en equipo y formando una casa en la que todos habían trabajado.

Para nosotros como educadores está siendo una manera muy creativa y divertida de aprender y ver como valoran las actividades que elaboramos en clase.

Al llevarlas a cabo nos damos cuenta de lo importante que es para ellos el desarrollo de la psicomotricidad gruesa y que pueda estar cumplimentado con la diversión y el trabajo en equipo.

No solo aprenden aspectos motrices sino que también refuerzan conceptos como grande, pequeño, arriba, abajo, etc.

Imagen 

www.capitolempresa.com

 

 

 

Sobre Capitol Empresa

Centro de Formación profesional y Formación para empresas en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *