exito profesional

Los tres saberes del éxito profesional

SABER, SABER HACER Y SABER SER: LAS CLAVES DEL ÉXITO PROFESIONAL

“Allí donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente” (Peter Drucker).

Exito-profesional-claves

Drucker ha sido considerado el padre del management como disciplina, y pionero de diferentes términos implantados en la actualidad como son “dirección por objetivos”, “sociedad del conocimiento” y “emprendimiento” entre otros.

A Drucker le intrigaba la situación de que muchos trabajadores llegasen a saber más de ciertas materias que los propios compañeros, e incluso superiores, y se interesó por analizar y comprobar que los empleados  trabajaban más con sus mentes que con sus manos. ¿Estamos en el camino correcto a nivel educativo según las teorías empresariales de Peter Drucker para transmitir a nuestro alumnado las claves para el éxito profesional?.

 

Estamos en el siglo XXI y sigue existiendo una cuestión importante a tener en cuenta en el proceso de educación de nuestros jóvenes, como es, ¿quién conoce el tipo de sociedad a la que nos dirigimos y que demanda esta sociedad a los futuros profesionales?.  ¿Requiere esta sociedad profesionales saciados de conocimientos?. ¿O requiere profesionales que sean meramente hábiles, prácticos y rentables?. ¿O esta sociedad necesita profesionales que combinen saberes, conocimientos, destrezas y habilidades y por tanto podamos llegar a la aclamada sociedad de la inteligencia basada en la cultura del emprendimiento?. ¿Es este tipo de sociedad la que marca las claves del éxito profesional?.

 

¿Y qué papel jugamos los profesores en la educación de nuestros jóvenes que posibilite el camino a recorrer hasta alcanzar esta sociedad llamada inteligente?. Una cuestión es cierta: está en nuestras manos la responsabilidad de facilitar a nuestros alumnos los recursos y técnicas para su desarrollo profesional y si es con éxito, mucho mejor.

 

Como educadores que somos, tenemos encargada una misión muy importante como es la transmisión de conocimientos, aquellos que el alumnado debe adquirir a lo largo de su carrera formativa. Es la parte cognitiva, la decisión educativa que cada joven elige, de manera acertada o no, con un posible futuro profesional o no, pero según la decisión tomada y el compromiso por lograr el mejor nivel académico posible. Estamos ante la primera parte de la clave del éxito que es el SABER.

 

Pero sería un grave error que como educadores nos quedáramos como meros transmisores de conocimientos teóricos. Ahora viene una parte algo más complicada, llega el momento de aplicar lo cognitivamente asimilado, o lo que es lo mismo, poner en práctica los conocimientos transmitidos y asimilados por parte de los alumnos. Llegamos al SABER HACER.

Y es aquí cuando como educadores y responsables en parte del futuro profesional y madurativo de nuestro colectivo, nos corresponde activar nuestra mente y saber transformar el aula en una especie de laboratorio que permita a los futuros profesionales, demostrar, mediante la puesta en práctica a través de experiencias reales, que saben hacer aquello que han aprendido en “la escuela de formación”.

Pero todo esto no garantiza el éxito profesional. Queda un largo camino hasta alcanzar el desarrollo humano que el alumnado debe adquirir en su proceso de educación, una educación en valores sustentada en el desarrollo pleno de la personalidad que permita sentar unas bases “sólidas” y sembrar las fortalezas que capacitan a una persona para aportar calidad humana al mundo laboral a través de sus juicios, de su actividad y de sus relaciones. Y esta es la parte del SABER SER.

secreto del exito profesional

Es la parte de las emociones, de los valores, de las actitudes. Es justo esa parte que no se incluye en ningún área curricular, la que permite desarrollar la autodisciplina, los hábitos morales, que son los que permiten un comportamiento excelente, como son la tenacidad, la conciencia moral, la facultad de deliberar y de elegir, el razonamiento moral, la valentía, la capacidad de resistir el esfuerzo y de aplazar la recompensa, entre otros. Es decir, los hábitos que forman el carácter. Son aquellos valores que contribuyen a formar lo que podemos denominar a un “PROFESIONAL POLITICAMENTE CORRECTO Y CON GARANTÍAS DE ÉXITO”.

Apostemos pues por transmitir aqellos valores que sustentan el espíritu emprendedor y profesional de éxito y que no se aprende en los manuales, como son, la responsabilidad, el trabajo en equipo, la empatía, la asertividad, iniciativa, orientación a los resultados, tolerancia a la frustración, cultura del esfuerzo, y otros tantos más, que de manera transversal, nos preocupamos y esforzamos como educadores día tras día, aportando cada uno de nosotros nuestro granito de arena por las claves del éxito profesional de nuestro alumno.

 

-Cristina Cerveró López

Sobre Capitol Empresa

Centro de Formación profesional y Formación para empresas en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *