volkswagen-dieselgate-escandalo

RSC, Reputación y Sostenibilidad… Das Auto???

“El compromiso con la sostenibilidad, el medio ambiente y la sociedad constituyen los valores principales de la responsabilidad social corporativa de nuestra Empresa. La compañía tiene un claro compromiso de diálogo con diferentes grupos de interés con el fin de llevar a cabo y apoyar iniciativas directamente vinculadas a la mejora del medio ambiente y la sociedad.”

Responsabilidad Social Coorporativa Volkswagen

Así empieza la Declaración de Responsabilidad Social Corporativa de una Empresa llamada Volkswagen que, además, viene desarrollando desde hace algunos años un Proyecto denominado “Think Blue. Factory”, proyecto que, según Hubert Waltl, responsable de Producción y Logística del Consejo de Dirección de Volkswagen Turismos, “es un enfoque integral que aúna las actividades medioambientales de las plantas de la marca Volkswagen. En resumen, nos hemos marcado dos grandes objetivos para la producción: más sostenibilidad y menor impacto medioambiental. Para ello, cada planta ha elaborado una hoja de ruta individual y a medida para cumplir nuestras metas en 2018″.

 

Antes de continuar, merece la pena situar y definir qué es la Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial, pues bien, la RSC o RSE, son un Conjunto de obligaciones y compromisos legales y éticos derivados de los impactos que la actividad de las organizaciones produce en el ámbito económico, laboral y medioambiental.

 

Por último, si tomamos como referencia el Libro Verde sobre la RSC de la Comisión Europea, la Responsabilidad Social Corporativa es la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con todos sus interlocutores.

 

Para la Comisión Europea, los principales Objetivos de la RSC son:

 

  • Una economía más basada en el Conocimiento, más competitiva y dinámica.
  • Conseguir un crecimiento económico sostenible.
  • Crear mayores y mejores empleos.
  • Aumentar la cohesión social.

 

Pues bien, lamentablemente y a la luz de lo acontecido con la Industria Automovilística Alemana, podemos decir que la RSC es PAPEL MOJADO (y casi pisoteado), porque se he puesto de manifiesto que el Marketing Empresarial ha estado, durante muchas décadas “dibujando” falsos mitos de Gestión, Eficiencia, Tecnología, Productividad y Sostenibilidad mientras, internamente, se desarrollaban de manera intencionada, planificada y fraudulenta, actividades de manipulación y ocultación de datos para no poner en evidencia una verdad dolorosa y, sobretodo, costosa para muchos… el Diesel ha sido un fiasco Estratégico para el Sector Automivilístico… principalmente para el Europeo.

Responsabilidad Social Coorporativa Diesel

Cuando revisamos los acontecimientos del pasado, entendemos mucho de lo sucedido y es que en los años 70, en plena crisis del Petróleo, en Europa se decidió apostar por el Diesel como alternativa para el Sector Automovilístico, a fin de evitar la enorme dependencia de las fluctuaciones del precio del Barril Brent.

 

Sin embargo, y tras una serie de importantes desembolsos económicos en Investigación y Desarrollo por parte de importantes empresas como Bosch y Volkswagen, se empieza a poner de manifiesto que los motores Diesel generan importantes niveles de Contaminación Ambiental (principalmente por CO2) y de Toxicidad para las personas (concretamente por el NOx), como advierte la OMS (Organización Mundial de la Salud) en su Nota de Prensa nº213, del 12 de Junio de 2012. A pesar de ello, en las últimas décadas el desarrollo de los Vehículos Diesel ha sido enorme, de manera que se calcula que más de la mitad de los vehículos que circulan por Europa son Diesel, además de la gran mayoría de los Medios de Transporte Industriales, Comerciales y Públicos… vamos, que entre todos la hemos liado bien liada, al haber generado un enorme problema, no ya de contaminación, sino de Salud Pública.

 

¿Entre todos?, pues no, la verdad. Como empieza a ser costumbre, existe una cierta tendencia a CRIMINALIZAR AL CIUDADANO (que paga impuestos y procura ganarse la vida lo mejor que puede), y ya está bien de que sea así.

 

La mal llamada Ingeniería Alemana (como ha quedado patente en el Caso Volkswagen) y sus consecuencias, me recuerdan mucho a la Ingeniería Financiera (que generó la Burbuja Inmobiliaria y del Crédito hace unos años)… por lo que habría que pensar en hacer menos Ingeniería y desarrollar mejor el Ingenio, para acometer los problemas y desafíos de la Sociedad Actual, pero sin comprometer a las generaciones que tengan que venir en los próximos años y décadas… justo a eso a lo que hace referencia la Verdadera Responsabilidad Social Corporativa.

 

Para ello, afortunadamente, contamos con un potente Aliado, una nueva Herramienta que nos puede (y nos debe) servir para romper con el Paradigma del pasado de la búsqueda a ultranza del beneficio y el retorno de la inversión y migrar hacia una nueva fórmula empresarial: la Reputación, que armoniza los resultados económicos con la ética y la sostenibilidad.

 

A efectos prácticos, la Reputación es la PERCEPCIÓN que todos los agentes afectados por la actividad de una Empresa (Stakeholders) desarrollamos en nuestra mente como consecuencia de una acumulación de Experiencias Directas e Indirectas, Informaciones, Observaciones y Referencias de Terceros sobre la misma.

 

A mi juicio, dos son las grandes diferencias que separan la Responsabilidad Social Corporativa y la Reputación:

  1. La Reputación se genera en la Mente del Individuo, no es el resultado de la capacidad de las Empresas para crear Literatura de Ciencia Ficción sobre Management,… y concede, de esta forma, la importancia a quien realmente la tiene, el Consumidor… del Consumidor surge la Demanda, y el Consumidor genera la Reputación.
  2. La Reputación es Evolutiva, es decir, puede generar cambios reales en las Organizaciones y, por lo tanto, en la Sociedad. Pero para ello, el Consumidor debe asumir su Responsabilidad Social (a secas) y utilizar los muchos medios a su alcance para manifestar su desacuerdo con las prácticas inadecuadas de las Empresas, Organizaciones e Instituciones que no cumplan con unos Compromisos mínimos, como sucediera en el Caso Mercadona, cuando las RRSS se incendiaron al saber que la Empresa no contemplaba colaboraciones con los Bancos de Alimentos… y se vio obligada a rectificar.

 

En definitiva, la Responsabilidad Social Corporativa ha fracasado, pero no porque la idea o sus fundamentos sean malos, sino porque la falta de ética y la idiotización de muchos directivos, ha acabado con ella.

 

Como casi siempre, la falta de control ha derivado en graves problemas, por lo que el Consumidor debe tomar partido y asumir responsabilidades controlando, gestionando y transmitiendo la Reputación Corporativa.

 

Responsabilidad Social Coorporativa

Sobre Capitol Empresa

Centro de Formación profesional y Formación para empresas en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *