Cómo hacer una entrevista de trabajo

Las entrevistas te brindan la oportunidad de demostrar tu competencia ante el empleador, de modo que vale la pena estar bien preparado.

El empleador está buscando lo que puedes ofrecer a la compañía: tus aptitudes, habilidades, conocimiento y vitalidad.

Para realizar una entrevista eficaz, es necesario que te comuniques eficazmente mediante las palabras, el tono de voz e imágenes visuales positivas. De esta manera, el empleador receptará un mensaje con niveles de seguridad, credibilidad, honradez, inteligencia, experiencia y educación adecuados para el trabajo.

Hay muchos elementos que entran en juego a la hora de realizar una búsqueda de trabajo exitosa: investigación, confección del currículum vitae, llenado de formularios de solicitud, entrevista y seguimiento. La entrevista de trabajo te brinda la oportunidad de poner en evidencia tus puntos fuertes clave. Abre las puertas a una entrevista exitosa siguiendo estos puntos clave:

  • Planificar y prepararse meticulosamente.
  • Presenta tus puntos fuertes con claridad.
  • Estar preparado para las preguntas.
  • Realizar un seguimiento eficaz.

Planificar y prepararse

Infórmate acerca de la compañía u organización que te entrevistará. Al empleador le causará muy buena impresión que hayas dedicado tiempo a investigar sobre la compañía, lo cual, además, ahorrará al entrevistador el tiempo que le significaría relatar la historia de la empresa.

Prepara el material de modo que te sientas preparado para la entrevista. Lleva contigo una copia de su currículum vitae y de tus referencias. Asegúrate de preparar preguntas para hacer al empleador. Si corresponde, lleve muestras de tu trabajo, expedientes académicos o copias de cartas de recomendación. Y, por supuesto, asegúrate de tener la dirección y hora correctas de su cita.

El aspecto y la vestimenta son factores importantes, y a veces fundamentales, que influyen en la decisión del empleador.

Si bien en nuestra sociedad actual hay una aparente tendencia hacia una mayor libertad de expresión, muchos empleadores tienen códigos de vestir.

Para la mayoría de los empleadores, la primera impresión es la que cuenta. Un aspecto desalineado y descuidado durante la entrevista hace que muchos postulantes sean rechazados.

 Presenta tus puntos fuertes

La forma más eficaz de presentar tus puntos fuertes en una entrevista de trabajo es decir al empleador lo que puedes hacer por él o ella y luego probarlo mediante ejemplos específicos y detallados de cosas que hayas realizado con anterioridad.

Piensa cuáles son las habilidades, aptitudes, experiencias, capacitación y actitudes que el posible empleador pueda desear y necesitar. Piensa qué puedes ofrecerle según esos deseos y necesidades. Esto constituirá tus puntos fuertes. Piensa en ejemplos específicos de tu experiencia que demuestran tus puntos fuertes relacionados con el trabajo.

Menciona ejemplos de problemas, situaciones, habilidades y desafíos específicos que prueben tus aptitudes, habilidades y actitudes relacionadas con el trabajo.

Los ejemplos específicos de tus logros pasados permitirán al empleador pronosticar qué puedes conseguir en el futuro. Ésta es la clave para presentar tus puntos fuertes.

Estar preparado para las preguntas

Las preguntas que se te harán variarán según el empleador. Sin embargo, hay algunas preguntas estándar que la mayoría de los entrevistadores realizan.

Dos preguntas abiertas que los empleadores frecuentemente utilizan para hacer que los postulantes hablen son: “Hábleme de usted” y “¿En qué puedo ayudarlo?” Estas preguntas pueden ser difíciles de responder porque son muy amplias. Tu objetivo debe ser evitar la tentación de dar una respuesta general. En cambio, orienta tu respuesta para mostrar al empleador cómo estás calificado para el puesto. Concentra tu respuesta en tus puntos fuertes (habilidades y aptitudes personales) que se relacionan directamente con el empleo disponible.

Responde a todas las preguntas en forma breve y específica. Si bien algunas preguntas pueden ser discriminatorias, usted puede contestarlas. Recuerda que en todos los casos debes responder proyectando la mejor imagen posible de tu persona. Siempre trata de relacionar las preguntas con el trabajo para el que se postula.

Realizar un seguimiento eficaz

Después de dejar la oficina del entrevistador, tómate unos minutos para revisar y analizar mentalmente tu nivel de desempeño, ver en qué has podido fallar para no volver a repetirlo en sucesivas entrevistas.

www.capitolempresa.com

Sobre Capitol Empresa

Centro de Formación profesional y Formación para empresas en Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *